Ninguno de ellos es cubano



Hace algunos años, aproximadamente en 1999, un discurso que se transmitió por la televisión cubana ofrecía cifras comparativas sobre los niveles de educación, salud, alimentación, etc en América Latina y cada monstruoso dato me conmovía más que el anterior, pero una sensación de desasosiego extrañamente mezclado con alivio me invadía al final de cada frase donde alentadora, pero a la vez como señal de dura crítica hacia el resto de los países del mundo, se concluía con un lapidario “ninguno de ellos, es cubano”.

En vallas y carteles de carreteras pudo verse durante años fragmentos de ese discurso, conmovedor y aleccionador. Y es que resulta fácil a veces la queja, la crítica dura e impensada cuando algo no marcha como esperamos. Resulta en ocasiones demasiado fácil dejarse llevar por el desaliento ante las dificultades del día a día, no es fácil vivir en esta Isla, donde el calor en ocasiones sofoca, donde la economía del hogar se ve constantemente afectada por lo que ocurre allende a los mares, donde 11 millones de personas intentan sacar a flote una Cuba siempre blanco de los ataques del país más poderoso del mundo. Seguir leyendo Ninguno de ellos es cubano

Anuncios

Disidentes desechables


disidentes+made+in+usa.jpg
El capitalismo en los países de alto desarrollo económico ha llegado a caracterizarse por una superproducción de artículos en serie y a bajo costo. Producen de todo lo imaginable, y lo hacen parecer increíblemente fácil gracias al uso de la tecnología, donde las máquinas hacen gran parte del trabajo en tiempo récord.

Con el desarrollo llegó hasta nosotros también la palabra desechable, y las esperanzas de vida de los productos se limitó de forma intencional, muchas veces con objetivos lógicos (innegable que una servilleta de papel termina por ser mejor que un pañuelo que deberás lavar para volverlo a usar) y en otras ocasiones se hizo en aras de proteger intereses financieros (y es el caso de la obsolescencia programada, de la que ya hablé en un post anterior).

Analizando este funcionamiento del capitalismo, he logrado comprobar que no se limitan solo a objetos, sino que también los seres humanos pueden llegar a formar parte de esta cadena de producción casi interminable. Tal es el caso de los disidentes desechables que constantemente están fabricando contra Cuba los agentes de la CIA y de la SINA, su base estratégica ubicada en La Habana.

Y he aquí por qué les llamé disidentes desechables: Seguir leyendo Disidentes desechables

Yo soy un hombre sincero…


José Martí, el más universal de los cubanos, cayó peleando por la libertad de Cuba un día como hoy, del año 1895. Martí no era un hombre de acción, al menos no de cuerpo, pues de baja estatura y constitución frágil, no parecía hecho para la guerra sino para empuñar la pluma, algo que hizo con tal maestría que muchos en la actualidad se preguntan cómo pueden 4 décadas de vida bastar para acumular tan extensa obra escrita.

Pero un hombre de pensamiento, que entregó tanto a la gesta revolucionaria, no podía conformarse con ser un espectador pasivo de los acontecimientos que tenían lugar en la manigua cubana, y consideraba necesaria la prédica a partir del propio ejemplo…así volvió a la Patria para ofrendar su vida si le correspondía en suerte, junto a los hombres valientes que exponían el pecho a las balas. Seguir leyendo Yo soy un hombre sincero…

Los Cocodrilos y el Titanic



Dicen las historias de los que vivieron aquel momento atroz, que la orquesta que amenizaba los ratos de los pasajeros de primera clase en el Titanic, el barco más grande de la época, mantuvo su música incluso en medio del caos mientras el buque se hundía irremediablemente.

Recordé la anécdota anoche mientras sufría hasta el último inning el juego decisivo entre el equipo de Matanzas (mis adorados Cocodrilos) y los (por mí y otros muchos) tan detestados Industriales, de mayor destreza técnica y experiencia, por tanto el equipo más ganador de la historia de las Series Nacionales de Béisbol.

El estadio Victoria de Girón, en mi ciudad natal, se veía colmado, no cabía un alma más y todos esperábamos la victoria que nos permitiera pasar a discutir la gran final contra Ciego de Ávila, que a todas luces derrotaría sin dificultades al equipo de Granma esa misma noche. Seguir leyendo Los Cocodrilos y el Titanic

Gracias por todo, Mamá



Sentada en un sillón, vestida de domingo y a la espera, aún recuerda vivamente aquella lejana mañana en que el médico le confirmó la noticia. No sabía si reír o llorar de la emoción, así que alternó ambas, mientras abrazaba feliz a su pareja.

Las náuseas, la tremenda fatiga, la inflamación en las piernas y molestias ante su aumento de peso… todo lo soportó con alegría y la espera se le antojó incluso corta entre consultas de genética y ginecología, la compra de aquella ropita diminuta que tanto la hacía soñar y todos los preparativos a que se abocó para recibir al nuevo miembro de la familia, amado y deseado incluso antes de que existiese.

Nueve meses más tarde, en el hospital, al dolor intenso de unas pocas horas siguió la felicidad más absoluta. Descubrió otro tipo de amor contemplando extasiada a aquel frágil ser, mientras dormitaba con placidez en su cuna luego de que ella lo alimentara con la ternura infinita que creció en su alma. Seguir leyendo Gracias por todo, Mamá

Un post de prueba


Imágenes integradas 1
Estoy tratando de aprender a publicar contenidos para el blog desde mi email, en vista de que WordPress se ha empeñado en hacernos la guerra, convirtiendo el acceso en un logro, cuando ello ocurre, que es en realidad muy pocas veces desde el mes pasado.

Para quienes nos hemos acostumbrado a bloguear con frecuencia y vemos en ello incluso una necesidad comunicativa, resulta desesperante no poder hacerlo, así que me he dedicado a investigar las vías existentes para poder satisfacer mis necesidades, sin depender por entero de mi torturador WordPress.

Ya veremos si funciona…