Archivo de la etiqueta: héroes

Una tarde inolvidable


DSC_8423 [1600x1200]

 

Hay momentos inolvidables, de esos que quedarán convertidos en anécdotas que contaremos con orgullo a nuestros nietos cuando seamos viejitos…y ayer fue uno de esos.

Gerardo Hernández Nordelo, Héroe de la República de Cuba, estuvo en la Redacción de Juventud Rebelde en compañía de su esposa Adriana.

Fue la mejor tarde que recuerdo desde que comencé a trabajar en el Diario de la juventud cubana, todos risueños, felices, emocionados, nerviosos. Y Gerardo caminando por nuestros pasillos, saludando, observando todo con sus ojos inquietos y curiosos, recibiendo abrazos de admiradores, de personas que le agradecían los años de sacrificio. Y Adriana, desbordada de felicidad junto al hombre de su vida,  no deja de mirarlo, y sonreír, y escucharlo, como dispuesta a no perderse ni un segundo más de sus palabras, de su presencia. 

Gerardo respondió preguntas (rodeado de periodistas no podía ser de otra manera), contó anécdotas, narró historias, ofreció detalles,  hizo bromas, se emocionó y, por un segundo, todos observamos cómo se guardaba la lágrima que pugnaba por brotar.

Ya no es, para los que tuvimos el privilegio de su compañía esa tarde, el rostro de la foto antigua que encontramos en vallas, pósters, paredes y afiches de una etapa dolorosa que ya nadie quiere volver a recordar. Sencillo, natural, sin imposturas, Gerardo es un Héroe de carne y hueso que ayer  se nos hizo tangible, y tan real como inolvidable.

Gerardo por los pasillos de JR

DSC_8422 [1600x1200]

Gerardo con algunos de los integrantes de Soy Cuba

11074439_10205522919567353_7050933801950195958_n [1600x1200]
Gerardo dialoga con JR

DSC_8296 [1600x1200]
Disfrutando de la exposición en su honor…

DSC_8312 [1600x1200] DSC_8350 [1600x1200] DSC_8362 [1600x1200] DSC_8371 [1600x1200]

Cinco necios


 

Foto: Ladyrene Pérez/Cubadebate
Foto: Ladyrene Pérez/Cubadebate

El concierto número 62 de Silvio, que marcaba el cierre de su intensa y larga gira por los barrios, no podía pedir mejor colofón que contar con la presencia de unos hombres que escribieron la Historia con su hazaña de resistencia. 

Desde casi el mismo comienzo, ya se podía adivinar que Silvio tendría que cantar El Necio, una canción que parecía hecha para ellos, que se convirtió en una suerte de himno, un canto a la dignidad de cinco hombres que se negaron a arrodillarse incluso bajo las más duras presiones.

Seguir leyendo Cinco necios

Saltando guaguas y cazando lagartijas (+Fotos)


Hoy es el cumpleaños de un cubano inmenso, risueño, alegre, sincero y valiente.  Gerardo Hernández Nordelo cumple 49 años y no podrá festejarlos pues se encuentra lejos de su Patria, de su amada Adriana, de su pueblo, su familia, sus amigos, su hogar.
Hoy publico la segunda parte de la entrevista que le estoy haciendo. Esta vez conversamos sobre su infancia.
Agradezco a Adriana Pérez, su esposa, por facilitar las fotos que acompañan este texto.

3
Aproximadamente con 7 años. En su barrio natal, en el Alcázar.


Gerardo Hernández Nordelo, uno de nuestros Cinco Héroes, es un narrador increíble. Con su permanente sentido del humor y su modo optimista de asumir la vida, siempre logra atrapar por su manera de contar las cosas, con ese tono jocoso típico del cubano sencillo.  Y es que este hombre, sobre el que pesan penosas e injustas condenas, sigue siendo también aquel niño de Arroyo Naranjo que amaba jugar pelota y cometía alguna que otra travesura.

«Al igual que Adriana, nací en el hospital materno de 10 de Octubre, en Luyanó, más conocido por entonces como “Hijas de Galicia”. Del hospital fui directo para el reparto Alcázar, en Arroyo Naranjo, y de allí no salí hasta que nos casamos. Luego de un tiempo, mi papá se enfermó y regresé con Adriana a vivir allí de nuevo.

 «El Alcázar es un reparto pequeño y no tan conocido como algunos de los barrios con los que limita. Sin embargo, me crié con un concepto de “barrio” bastante elástico. Mi casa era la última de la Avenida Norte, a la que solo alguien que haya “perdido el Norte” le llamaría Avenida. Hace poco la asfaltaron y ya, al menos, parece una calle.   Seguir leyendo Saltando guaguas y cazando lagartijas (+Fotos)

Carta al presidente Obama de una luchadora por la libertad de Los Cinco


turquino

Roussie al centro de la foto, vestida de rojo, en el Pico Real del Turquino, en Cuba, como parte de sus acciones de solidaridad con Los Cinco

Hoy, vía correo, recibí un mensaje de Jaqueline Roussie, una señora francesa que desde hace años se ha solidarizado con la causa por la libertad de nuestros Héroes encerrados en cárceles norteamericanas. Ella, según me cuenta, envía cada mes a más de 2 mil personas una carta denunciando la injusticia, con el objetivo de hacerla viral y que el mensaje pase de persona a persona y logre sensibilizar a la mayor cantidad posible con esta situación que dura ya más de 15 años.

Acá comparto la carta dirigida al presidente Obama que para el mes de junio Roussie hará circular:

cinco_heroes_justicia2

Presidente Obama                                                                    Junio 1ro, 2014.

The White House

1600 Pennsylvania Avenue N.W.

Washington DC 20500

Señor Presidente,

El 18 de abril falleció el autor colombiano Gabriel Garcia Marquez . Usted declaró:

El mundo perdió uno de sus más grandes escritores visionario, y uno de mis preferidos cuando era joven”, al enterarse de su muerte.

Gabriel García Márquez jugó un papel importante en la historia de los agentes antiterroristas cubanos de la red Avispa a la cual pertenecían Gerardo Hernández, Antonio Guerrero, Fernando González, Ramón Labañino, y René González, « los Cinco » como son conocidos.

En abril del 1998, este autor se fue a La Habana a buscar un complemento de informaciones para escribir un artículo a propósito de la recién visita del Papa Juan- Pablo II a Cuba. Amigo del presidente cubano, García Márquez había encontrado a este último, y le había informado su próxima partida hacia los Estados Unidos donde debía organizar un taller de literatura en la universidad de Princeton a partir del 25 de abril. Le hizo saber de que quizás encontraría al presidente William Clinton. Seguir leyendo Carta al presidente Obama de una luchadora por la libertad de Los Cinco

Fernando González concede entrevista a la Blogosfera Cuba


5805-fernando-cinco

Llevo toda una semana fuera de las redes…así que, con un poco de atraso, comparto hoy la entrevista que le concediera Fernando González Llort,uno de los Cinco cubanos condenados en los Estados Unidos, a los miembros de Blogosfera Cuba días antes del cumplimiento de su injusta condena. La entrevista se hizo posible gracias a la intermediación de René González que sirvió de enlace con su hermano de lucha. Obviamente, una de las preguntas (no diré cuál) es mía, así que me siento muy, muy orgullosa.

1-     ¿Podrías mencionar las cinco palabras que más han venido a tu mente en los años de prisión injusta? Si deseas comenta alguna o todas.

Cuba, Familia, Gratitud, Lucha, Libertad.

2-     Este 14 de febrero será el último tuyo tras las rejas sin tu Rosa. ¿Cómo piensas organizar el próximo, cuando al fin podrás pasarlo entre los brazos de tu amada?

Muchas gracias por tu pregunta  que está dirigida al ámbito humano y de los sentimientos, lo cual contribuye a que los lectores nos conozcan mejor como seres humanos. Cuesta trabajo en estos momentos en que se acerca vertiginosamente la fecha de mi salida de prisión y regreso a Cuba después de tantos años de encierro, pensar en cómo quisiera organizar algo de tanta significación, pero para lo cual falta un año.  Son muchas las cosas que en estos días finales en la prisión pasan por mi mente sobre la experiencias que me esperan en los próximos días, todas seguramente muy intensas. Hay muchas incógnitas y muchos deseos por llevar a la realidad. Esto hace difícil pensar en algo que ahora se observa distante, como es el 14 de febrero del 2015. Sé que me vas a comprender aunque mi respuesta no es la que deseabas o esperabas. Pero te puedo asegurar que, teniendo un año para pensar en cómo celebrar ese día, haré todo lo que este a mi alcance para que sea uno bien especial. Eso es lo que me propongo desde ahora. Seguir leyendo Fernando González concede entrevista a la Blogosfera Cuba

Mensaje de los Cinco Héroes Cubanos: A la conciencia del mundo y al pueblo norteamericano (#USA, #EEUU, #Washington, #Miami)


Free the Cuban Five

Hace hoy 15 años, el 12 de septiembre de 1998, que la brutalidad de cinco arrestos simultáneos irrumpió en nuestros hogares para dar comienzo a uno de los capítulos más bochornosos de la historia legal norteamericana: El juicio contra quienes hoy somos conocidos por Los Cinco.

El arresto y juicio de Los Cinco quedará para la historia como uno de los más ignominiosos y viles episodios de las relaciones entre los Estados Unidos y Cuba. Meses antes, tras la intermediación del premio Nobel de Literatura Gabriel García Márquez, se habían abierto las puertas a una significativa cooperación entre ambos países en la lucha contra el terrorismo. En junio de ese año, una delegación del FBI visitó a Cuba y tras recibir copiosa información sobre las actividades terroristas organizadas impunemente contra la isla desde Miami, prometió a su contraparte cubana que tomaría acciones al respecto.

Dando un golpe bajo el gobierno de William Clinton, en lugar de arrestar a los terroristas, arrestó y llevó a sus tribunales a quienes estábamos recogiendo información para evitar el daño que estos hacían a la población cubana. El sistema judicial norteamericano fue utilizado abiertamente como un medio para proteger a los terroristas y en una atmósfera de linchamiento fuimos llevados frente a un jurado amedrentado. Crueles condiciones de confinamiento se utilizaron para quebrarnos, y para impedir que preparáramos una defensa adecuada. La mentira se adueñó de la sala.

Evidencias fueron adulteradas, dañadas o suprimidas. Las órdenes de la jueza fueron abiertamente burladas. Los terroristas citados como testigos por la defensa fueron amenazados en público con la cárcel si no se acogían a la Quinta Enmienda contra la autoincriminación. Expertos y oficiales del gobierno norteamericano justificaron o desdeñaron abiertamente el daño que los terroristas hacen a Cuba. Todo esto frente a una prensa que optó por mantener en la más absoluta ignorancia al pueblo norteamericano, mientras la sede del juicio era bombardeada inmisericordemente con un barraje de propaganda en contra de los acusados.

El 8 de junio de 2001 un jurado que llegara al punto de quejarse de su miedo al acoso de la prensa local —que, luego se revelaría, había sido pagada profusamente por el gobierno norteamericano— nos declaró culpables de todos los cargos, incluyendo uno respecto al que los fiscales, en moción de emergencia al tribunal de apelaciones de Atlanta, habían reconocido que a la luz de las pruebas aportadas no sería posible lograr un veredicto de culpabilidad.

La deplorable conducta de los fiscales, jueces y del gobierno norteamericano en este caso no son un accidente. Es imposible comportarse éticamente cuando por un fin en que se mezclan el odio político con la arrogancia personal y la venganza se levantan cargos cuya defensa solo puede hacerse con la burla a las leyes, la prevaricación y el abuso del poder. El círculo vicioso que se iniciara con la decisión política de abrumarnos de acusaciones —las más serias totalmente fabricadas— para obligarnos a transigir, no podría sino redundar en una conducta cada vez más despreciable por parte de los fiscales.

Pero no transigimos, porque un despliegue de fuerza bruta no implica la posesión de la moral por parte de quien la ejerce. No transigimos, porque el precio de mentir para satisfacer las expectativas de los fiscales nos pareció demasiado degradante. No transigimos, porque el implicar a Cuba —la nación a la que estábamos protegiendo— en acusaciones falsas para engrosar un expediente del gobierno norteamericano contra la isla hubiera sido un imperdonable acto de traición al pueblo que amamos. No transigimos, porque aún los valores humanos, para nosotros, son algo preciado sobre lo que descansa la transformación del hombre en una criatura mejor. No transigimos, porque implicaba renunciar a nuestra dignidad, fuente de autoestima y amor propio para cualquier ser humano.

En lugar de transigir optamos por ir al juicio. Un juicio que de haber sido reportado hubiera puesto en cuestión no solo este caso, sino al sistema federal de justicia de los Estados Unidos. Si el conocimiento de lo que ocurrió en esa sala de justicia no hubiera sido escamoteado al pueblo norteamericano al que nunca causamos, o intentamos causar, el más mínimo daño, hubiera sido imposible montar el circo romano en que se tornó esa parodia de juicio.

Han transcurrido ya quince años en los que el gobierno norteamericano y el sistema de justicia de ese país han hecho oídos sordos al reclamo de los organismos de las Naciones Unidas, Amnistía Internacional, varios premios Nobel, parlamentarios o parlamentos en pleno, personalidades e instituciones jurídicas y religiosas. Solo el levantamiento de ese otro bloqueo, el que se ha impuesto al pueblo de los Estados Unidos para que lo desconozca, haría posible la esperanza de que se ponga fin a esa injusticia.

Hoy la isla de Cuba amanecerá colmada de cintas amarillas. Será el pueblo cubano el protagonista de este mensaje, que apela a un símbolo que se ha hecho tradición para el pueblo de los Estados Unidos. Será un enorme reto para quienes se han empeñado con tanto éxito en silenciar este caso, en negarse ahora a informar al mundo de este hecho probablemente inédito: que un pueblo entero ha engalanado su país para pedir a otro que exija de su gobierno la liberación de sus hijos injustamente encarcelados.

Entretanto, Los Cinco seguiremos siendo merecedores de este masivo despliegue de cariño; seguiremos siendo dignos hijos del pueblo solidario y generoso que lo protagoniza, y del apoyo de quienes alrededor del mundo se han unido a nuestra causa; seguiremos denunciando esta injusticia que dura ya 15 años y nunca cederemos, ni un ápice, en la ventaja moral que nos ha permitido resistir y aun crecernos mientras soportamos todo el peso de un odio vengativo por parte del gobierno más poderoso del planeta.

 Gerardo, Ramón, Antonio, Fernando y René

(Tomado de granma.cubaweb.cu)