Archivo de la etiqueta: Cuba

Fidel, fue un privilegio compartir tu época


Fotos de Fidel Castro

Ayer, tras la inesperada, impensable, dolorosa declaración de Raúl, me fui a la terraza, miré a la calle, y envidié, lo juro, a todos los que seguían ignorando la terrible noticia, a todos los que caminaban, dormían, amaban, bailaban, soñaban y conversaban…ajenos al hecho de que el mundo acababa de cambiar por completo, de que la luz más brillante de nuestra Isla acababa de apagarse. Hubiera querido no saber nunca de asunto tan triste…

Toda mi vida he sentido a #FidelCastro como un padre, y a pesar de que la muerte es un proceso natural, parte de la vida, nada nos prepara jamás para la pérdida de un padre. Y no soy la única que así lo siente, muchos cubanos hoy nos sentimos un poco huérfanos, estoy segura. Seguir leyendo Fidel, fue un privilegio compartir tu época

Nueva agente transmisor del dengue: la croqueta de pescado


croqueta

En Cuba El Ministerio de Salud Pública se toma muy en serio el asunto de la epidemiología, especialmente con el caso del dengue y el zika… tan en serio que a veces ocurren desaguisados absurdos como el que me ha sucedido a mi en los últimos días. Les cuento:

El viernes pasado, mientras estaba en La Habana, por la tarde me intoxiqué, al parecer algo que comí me hizo daño (la sospecha recae en una croqueta de pescado que probé en la oficina) y me salió un rash por todo el cuerpo. No hice mucho caso del tema, esa noche viajé a mi casa en Matanzas, me tomé una benadrilina y me fui a dormir, pero como al día siguiente no mejoraba, decidí llegarme hasta el policlínico para que me pusieran un tratamiento serio por aquello de “no se automedique, acuda a su médico”.

Claro, aparecerse con un rash en un policlínico de Matanzas un sábado en la mañana resulta casi delito, porque sin hacer ningún tipo de análisis ni tener otros antecedentes como fiebres, dolores de cabeza o articulares, te remiten para un hospital como sospechosa de dengue.

Y tú, puntualita y obediente te apareces con tu remisión en el hospital donde una doctora muy amable te ordena un leucograma que sale perfecto para las plaquetas, el eritro, el hematocrito y todos los “itros” esos para detectar el dengue, pero la doctora te dice, muy apenada, que de todos modos te tiene que ingresar porque llegaste remitida del policlínico y eso ahora forma parte del Parte Oficial que se le hace al puesto de mando de la epidemia, y te dice con mucha seriedad que si hubieras ido directo al hospital hubiera quedado todo claro desde el inicio, pues a todas luces se trata de una intoxicación.

Y para más seguridad, te manda a inyectar hidrocortisona y benadrilina, de manera que el rash de la confirmada intoxicación baje un poco en lo que vas a tu casa, compungida, a recoger tus bultos para pasar una absurda noche en el hospital porque, si no regresas, te ha asegurado la doctora que la mismísima policía va a ir a buscarte a la casa. Seguir leyendo Nueva agente transmisor del dengue: la croqueta de pescado

La pipa de la paz


pipa paz

Barack Obama, Presidente de los Estados Unidos de América, visitará Cuba en apenas unas horas, osadía que ya le garantiza un lugar en la Historia de ambos países.

Algunos bromistas especulan en internet que ni siquiera el presidente de la nación más poderosa del mundo logró sustraerse a la curiosidad por conocer los encantos de esta maravillosa Isla. Seguir leyendo La pipa de la paz

Un café, un teatro, un cabaret…


portazo
Aprovechando el Festival Internacional de Teatro que recién concluyó, me fui a ver una obra que hacía algún tiempo estaba “persiguiendo” pero que en mis constantes viajeteos Habana-Matanzas no había podido atrapar. Mi interés radicaba no solo en el hecho de que se tratara de un grupo de teatro de mi adorada ciudad de los puentes natal (vaya, que la solidaridad provinciana presiona también), sino en que ya varias personas me habían comentado lo original, sui géneris y diferente que eran las propuestas de este grupo, en lo cual quizás influye bastante la juventud de su director.

Y es que El Portazo es eso, una propuesta que viene de la mano de un director muy joven, Pedro Franco, que nos recuerda que el teatro, en esencia, un lugar en el que se pueden, más bien SE DEBEN, romper los códigos más formales en lo que a representaciones se refiere. Y lo digo porque hay quien va al teatro esperando ver una especie de película en vivo, y les chocan entonces esos “excesos” imposibles de ver en televisión, los desnudos fuertes, las escenas más alocadas, el lenguaje menos fino y sin edulcoramientos, que pudiera rayar lo vulgar pero que es, por eso, más cercano a la cotidianidad, a la “verdad verdadera” de una sociedad plena de luces y sombras como lo es la nuestra.  Bueno…a esas personas les recomendaría que nunca fueran a ver obras que no sean aquellas puestas en escena más tradicionales de los clásicos (y que nunca ¡pero nunca! se atrevan a ver una obra, por ejemplo, de Teatro El Público…ni siquiera cuando afirmen haber montado uno de esos clásicos). Seguir leyendo Un café, un teatro, un cabaret…

Ya Cuba tiene embajada en Washington


mañana01

Será que soy una gran sentimental, pero esta mañana mientras escuchaba las notas del Himno Nacional entonado por los representantes cubanos en Washington durante la ceremonia de izado de mi hermosa bandera en la embajada cubana en Estados Unidos, no pude evitar lágrimas de emoción…y es que estoy consciente de que acabo de vivir (aunque sea a través de la pantalla de un TV sintonizado con TeleSur) un momento sumamente histórico. Esta es una victoria de Fidel, de Raúl… Esta es una victoria cubana, una victoria ganada con la resistencia heroica de mi pueblo con la conducción de sus líderes.

Consumo de riesgo: ¿la botella o la vida?


Portada

Dos o tres veces por semana, invariablemente, el hombre llega hasta el separador de la calzada y coloca un ramo de flores en el lugar donde falleció su hijo. Han transcurrido varios años, pero su dolor no mengua. Lleva mucho tiempo imaginando lo diferente que sería todo hoy si el muchacho hubiera escuchado los consejos de los amigos que le advirtieron que no se encontraba en condiciones para conducir la moto esa fatal madrugada.

¿Será acaso que ignoró alguna señal de alarma en el comportamiento de su hijo?, se pregunta con frecuencia, para luego convencerse de que no. Y es que su hijo no era un alcohólico, simplemente esa noche bebió más de la cuenta.

Situaciones dolorosas como esta se encuentran desperdigadas a nuestro alrededor, formando parte de la cotidianidad y quizá las hemos escuchado o vivido de cerca. Tal vez alguna vez conocimos a un adolescente que perdió a su padre en un accidente tras conducir en estado de embriaguez, o a un muchacho que quedó parapléjico en circunstancias similares. Fatales o no, todas esas historias tienen algo en común: el consumo de alcohol. Seguir leyendo Consumo de riesgo: ¿la botella o la vida?