Archivo de la etiqueta: economía

Marginados anónimos


13c2f753223945f41350ab962a057d442ab649de

Hoy estoy catártica…

Por las calles de La Habana donde quiera hallo anuncios del floreciente comercio por cuenta propia. No faltan negocios que se comprometen a desbloquearme el celular e instalarle diez mil aplicaciones (guía de ETECSA incluida), más adelante un amable gastronómico de uniforme, menú en mano, me insta a sentarme y disfrutar de la mejor cena de mi vida, luego alguien me ofrece un volante publicitario donde me anuncian que pueden dejarme el pelo keratinizado y liso cual si una vaca me hubiera acicalado con la lengua, o depilarme con cera, o brindarme un relajante masaje…yo miro y sigo. Nada de eso es para mí, me recuerdo.

Me pregunto más tarde para quién rayos serán todas estas cosas que considero lujos, que quién tiene dinero para tan altos precios…Y alguien me abre los ojos y me explica que la que no tiene dinero soy yo, que el país ha cambiado, y razono que es cierto, que cualquier chofer de almendrón puede disfrutar de lo que esta humilde universitaria considera lujos. Y descubro con tristeza que muchas cosas “no me tocan” por lo prohibitivos de sus precios.

Me da entonces por mentarle la madre a mi puñetero salario de 485 pesos, que parece estarse encogiendo a medida que los precios continúan en alza indetenible, y el ajo se aleja riéndose en mi cara. Y me pregunto que hasta cuándo va a ser esto, y casi valoro la posibilidad de cambiar de profesión cuando descubro que la que limpia el piso en el hospital gana el doble, y me deprimo cuando necesito comprarle un par de chancletas a mi hijo pero no encuentro ninguna que no termine por llevarse casi la mitad de lo que me pagó la cajera del periódico a inicios del mes, y me pregunto por enésima vez si algún día, entre los aumentos salariales, se acordarán de los periodistas, que casi trabajamos “por amor al arte” .

Seguir leyendo Marginados anónimos

Corrupción ¿solución del necesitado?


corrupcion1

“Hace falta una carga para matar bribones,
para acabar la obra de las revoluciones,
(…) para que la República se mantenga de sí,
para cumplir el sueño de mármol de Martí (…)
Rubén Martínez Villena

«Al director de mi empresa lo destituyeron y está bajo investigación, ¿te enteraste? Una auditoría detectó que estaba desviando recursos». « ¿Sí? Imagino que con eso pudo construir la casona aquella que tenía». El diálogo se desarrolla en una parada, mientras esperan la guagua para ir al trabajo.

Sobre semejante espacio de la cotidianidad se cierne entonces el velo pesado del disgusto y, en medio del cargado ambiente, las caras de los presentes reflejan rechazo y decepción.

Toda vez que un funcionario estatal cae en las redes de la corrupción, aquellos a los que debía representar, dígase compañeros, clientes o ciudadanos comunes, sienten que se traicionó la confianza que depositó el país sobre este. De igual modo, sobrevuela la duda de cómo pudo pasar inadvertido el robo, si cuanto más evidentemente se eleva el nivel de vida de los solapados desfalcadores, mayor es la impunidad de que se creen estos revestidos.

Y aunque para muchos la corrupción aún resulte tema tabú, especialmente en nuestra prensa, donde poco rebotan o se reflejan los sonados casos detectados, que sí circulan de hogar en hogar mediante memorias flash,  ignorar (que es también un modo de negar) la profundidad del problema solo nos perjudica. Por ello, me gustaría abordar algunas aristas de tan controvertida problemática actual. Seguir leyendo Corrupción ¿solución del necesitado?

Miradas a los jóvenes desde las ciencias sociales


Foto: Raúl Pupo
Foto: Raúl Pupo

Durante dos jornadas completas la juventud cubana estuvo en el centro del debate de especialistas e investigadores en el Taller Identidad, Cultura y Juventud que organizara el pasado mes el Instituto Cubano de Investigaciones Culturales Juan Marinello junto al Fondo de Población de las Naciones Unidas.

Los proyectos de vida juveniles, vistos desde la individualidad, acapararon la atención de los debates iniciales tras la afirmación hecha por la Dra. Laura  Domínguez, profesora de la Facultad de Psicología de la Universidad de La Habana, de que resulta imposible proyectarse un futuro si no se posee una identidad personal relativamente estructurada y estable.

«La identidad personal pudiera ser inadecuada por su pobreza de contenido», argumentó. «Hay personas a las que les preguntas “¿cómo eres?” y te responden que nunca se han detenido a pensar en eso. De igual modo podemos encontrar jóvenes universitarios que muestran muy poca elaboración sobre cuál es su ideal profesional o aspiraciones; sus proyectos de vida no están muy estructurados y presentan incertidumbres respecto al futuro. La causa reside en que en nuestra sociedad prima la educación tradicional, centrada en los conocimientos y no en la formación de la personalidad». Seguir leyendo Miradas a los jóvenes desde las ciencias sociales

Universitarias embarazadas: ¿¡Qué cosa!?


Mi amiga Mariana decidió tener a su hijo a pesar de no haber concluido aún sus estudios universitarios. Ahora, mientras observa con ternura el rostro de mi bellísimo “sobrino”, el pequeño Diego, sabe que hizo lo correcto.

Aunque inicialmente ella planeó continuar el quinto y último año de su carrera en cuanto diera a luz, sus nuevas responsabilidades como madre la forzaron a solicitar a su facultad la licencia de matrícula por un año, para atender las necesidades del recién nacido. Yo ya le había advertido al respecto, pues siete años atrás, me vi en la misma situación cuando salí embarazada de Alejandrito sin haber concluido mi carrera, estando también en quinto año.

Y es que ser madre resulta más complejo de lo que no pocas muchachas en la situación de Mariana pensaron al inicio. La realidad tiende a demostrar que el embarazo y sus posibles complicaciones, unido a las posteriores tareas del hogar, la crianza y educación de bebé, pueden ocupar más tiempo del calculado.

Bastante se han analizado los peligros del embarazo en la adolescencia, pero pocas veces se habla sobre lo que sucede con aquellas que, sin ser adolescentes, transitan aún por una de las más difíciles etapas escolares: la universidad. Seguir leyendo Universitarias embarazadas: ¿¡Qué cosa!?

Y la gente me pide que hable de los carros…


autos

Señores, en serio ¿hablar de los carros? Parece que es un tema obligatorio, como si no fuera suficiente con el tremendo revuelo que desde el pasado 3 de enero estoy viendo en las redes sociales… ¿Qué quieren que diga yo, humilde periodista, que vive exclusivamente de su salario, sin ilusiones de tener un siquiera un transporte de dos ruedas para llegar hasta el trabajo? ¿Qué quieren que diga, en serio? ¿Que me sume al coro y repita el estribillo de que están caros, perdón, CARÍSIMOS? ¿Quieren que me sume a la histeria colectiva, a la ira masiva, a la catarsis pública? La verdad, señores, no es lo mío.

Los carros ESTÁN CAROS. Cierto. Ni me he molestado demasiado en ver todos los listados de precios, me bastó con los precios de la Peugeot y aquel cuarto de millón de CUC del modelo 508 del 2013 que casi me desmaya de la impresión. Como no me gusta jugar con mi salud, me abstuve de seguir indagando, porque seguramente si veo los precios de la agencia de la Mercedes me dará un infarto, y yo tengo un hijo que criar.

1488281_699625310071408_657227228_n_thumb 1545840_508364259262759_1635555668_n_thumb2
Ya estas catarsis las vi antes, cuando se liberaron las líneas de celulares para los cubanos, luego cuando se permitió el acceso a los hoteles, más tarde cuando se permitió viajar fuera de Cuba. Todo el mundo hablando de los astronómicos (y prohibitivos) precios…y al final ¿qué?

Ya no hay quien vea una película tranquilamente en un cine sin que suenen (mínimo) tres celulares diferentes. He visto celulares en manos de adolescentes, y hasta niños…en fin, que ya hasta malanga y el gato tienen los dichosos aparaticos, y nada de humildades, preciosos smartphones de pantalla táctil…

El flujo nacional salva las temporadas de baja turística del verano en la Isla, y veo guaguas y guaguas repletas de risueños y gozosos vacacionistas rumbo a Varadero para pasarse algunos días en una instalación hotelera.

Todavía lo de los viajes es reciente, pero ya se sabe que no son pocos los que han aprovechado para darse su vueltecita más allá del urbi, para conocer el orbi. Sin ir más lejos, tengo ahora a dos vecinos del barrio visitando Ecuador.

En fin, que no me voy a asombrar demasiado si, a pesar de los exorbitantes precios, dentro de poco empiezo a ver circular carros nuevecitos por nuestras desgastadas arterias citadinas. A la larga, siempre va a haber gente que “se la va a gastar”… y más ahora, que nadie te va a preguntar de dónde la sacaste.

Yo no tengo mucho más que decir por el momento, como les dije no soy fanática a los pataleteos y si complací la solicitud fue para que luego no digan que ando por las nubes, hablando de cementerios y leones muertos de hambre.

Comienza unificación monetaria en Cuba


Comienza Cuba reunificaciñon monetaria

Anoche mientras comía, miraba el noticiero, como es usual, y por poco me atraganto cuando, con voz grave (como siempre), el locutor anunció “Publica Granma Nota Oficial“. Yo con esa frase por lo general me pongo medio nerviosa, contengo la respiración y aguzo el oído a la espera, preguntándome “¿Y ahora qué bomba irán a soltar? Ojalá no se haya muerto nadie, por favor, que no sean malas noticias!!”

Impasible respecto a mi angustia, prosiguió el locutor dando lectura a una nota donde muy poco se explica sobre lo que se va a hacer, como decimos los cubanos, “en la concreta”. Lo único que más o menos si entendí es que en algunos lugares que comercializan en divisa (CUC) se comenzará, de forma experimental, a aceptar moneda nacional (CUP), por el valor de cambio vigente en CADECA, es decir, 25 por 1. Seguir leyendo Comienza unificación monetaria en Cuba