Archivo de la etiqueta: arte

Un café, un teatro, un cabaret…


portazo
Aprovechando el Festival Internacional de Teatro que recién concluyó, me fui a ver una obra que hacía algún tiempo estaba “persiguiendo” pero que en mis constantes viajeteos Habana-Matanzas no había podido atrapar. Mi interés radicaba no solo en el hecho de que se tratara de un grupo de teatro de mi adorada ciudad de los puentes natal (vaya, que la solidaridad provinciana presiona también), sino en que ya varias personas me habían comentado lo original, sui géneris y diferente que eran las propuestas de este grupo, en lo cual quizás influye bastante la juventud de su director.

Y es que El Portazo es eso, una propuesta que viene de la mano de un director muy joven, Pedro Franco, que nos recuerda que el teatro, en esencia, un lugar en el que se pueden, más bien SE DEBEN, romper los códigos más formales en lo que a representaciones se refiere. Y lo digo porque hay quien va al teatro esperando ver una especie de película en vivo, y les chocan entonces esos “excesos” imposibles de ver en televisión, los desnudos fuertes, las escenas más alocadas, el lenguaje menos fino y sin edulcoramientos, que pudiera rayar lo vulgar pero que es, por eso, más cercano a la cotidianidad, a la “verdad verdadera” de una sociedad plena de luces y sombras como lo es la nuestra.  Bueno…a esas personas les recomendaría que nunca fueran a ver obras que no sean aquellas puestas en escena más tradicionales de los clásicos (y que nunca ¡pero nunca! se atrevan a ver una obra, por ejemplo, de Teatro El Público…ni siquiera cuando afirmen haber montado uno de esos clásicos). Seguir leyendo Un café, un teatro, un cabaret…

Anuncios

Bailar danzón: ¿cosa de viejos? (+ escuchar un danzón)


Orquesta Miguel Faílde

Fue declarado en las primeras décadas del siglo XX como Baile Nacional de Cuba. Engendrado por Miguel Faílde, había nacido en la Matanzas de 1879 para convertirse en todo un éxito, se adueñó de los salones de fiesta de su época con rapidez.

Muchas décadas han transcurrido desde entonces. Olvidado por los bailadores y despreciado como entidad demasiado vetusta hasta por los propios músicos, que andan casi siempre deslumbrados con los nuevos y modernos ritmos; permanece aquel que fuera el más alabado y querido de los géneros musicales de esta Isla.

No llegan quizá a la docena las agrupaciones que lo interpretan en la actualidad, y la mayoría se compone de adultos. Ya nadie piensa el danzón como música para jóvenes, pues ellos mismos no se identifican con su estilo, al cual no dudan en calificar como obsoleto, aburrido, «cosa de viejos».

¿Será acaso que está condenado a desaparecer el danzón, aplastado a muerte por la discoteca, la tecno, el house, la timba y el reguetón? Para responder a esta interrogante, conversé con Ethiel Fernández Faílde, un joven matancero de 22 años que, haciendo honor a su ilustre apellido, más por capricho y pasión que por compromisos familiares, dirige en la actualidad la Orquesta Miguel Faílde, con el objetivo de rescatar y hacer contemporáneo este género creado por su tatarabuelo.

—¿Quiénes componen la orquesta?

—Somos 15 músicos, la mayoría estudiantes de nivel medio del Instituto Superior de Arte (ISA) y algunos ya egresados. El promedio de edad ronda los 20 años. Nos estrenamos como agrupación el 26 de noviembre de 2009 y desde el 14 de abril de 2012 se aprobó nuestro ingreso al sector profesional. Seguir leyendo Bailar danzón: ¿cosa de viejos? (+ escuchar un danzón)

El tatuaje ¿cubano? ¿arte? ¿moda?


DSC04958

Mi padre, hombre de la época en que le tocó nacer, un «guajiro bruto» como se autodefinía en ocasiones, solía decirme que los tatuajes eran cosa «de presidiarios y prostitutas». Yo asentía en silencio, por no llevarle la contraria, pero por dentro acariciaba la idea de tener sobre mi dermis algún diseño con el cual me identificara. Y es que, desde mi perspectiva, aquello es más bien una cuestión de gustos estéticos. Si nunca pude elegir portar en la frente o las rodillas las cicatrices de aquellas caídas de la infancia, ¿por qué no podía decidir llevar una huella que me resultase atractiva? ¿Qué diferenciaba tal decisión de aquella que tomaron mis padres cuando, apenas recién nacida, me perforaron los lóbulos de las orejas y me colgaron los aretes de oro?

Al final, me hice el tatuaje. Un delfín me acompaña desde hace ya más de una década y jamás me he arrepentido de tal decisión. Claro, yo no he sido la única atrevida: en la actualidad pululan por las calles cientos de jóvenes que, como yo, violaron el altar de su piel y enfrentaron los prejuicios y tabúes de una sociedad que, poco a poco, ha ido asimilando los tatuajes y borrando el velo de marginalidad con que signó a sus portadores. Seguir leyendo El tatuaje ¿cubano? ¿arte? ¿moda?

El país de la siguaraya


santiago-en-mi_quijotes-del-pincel_arte-naif-en-santiago-de-cuba_mella-2

En mi Cuba nace una mata/ que sin permiso no se puede cortar/ y esa mata es, siguaraya/.

Beny Moré.

“Vivimos en el país de la siguaraya”, esa es una frase común que puede escucharse con cierta regularidad en mi bella Cuba. Mi amigo y admirado colega Charly Morales de vez en cuando lo ha mencionado, incluso tituló a uno de sus geniales escritos Siguaraya City. Y si bien el término siguaraya hace alusión a una planta, en Cuba tiene un significado menos literal, pues las personas suelen exclamarlo cada vez que se encuentran en una situación de esas insólitas que nos hacen recordar lo real maravilloso de que tanto hablara Alejo Carpentier, que nada tiene que ver con el realismo mágico garciamarquiano, por favor no confundir.

Cuba es el lugar donde pasan cosas extremas y a veces risibles, muchas veces propiciado por esa idiosincrasia tan nuestra de reírnos de nuestros problemas, o por nuestra capacidad para complicar lo sencillo con una decisión improvisada, o demasiado meditada como para que pueda resultar certera, y también por esa habilidad innata de resolver los asuntos de la cotidianidad con una imaginación que dejaría fritos y patitiesos a los más célebres innovadores de la Historia de la Humanidad. Solo así se explica que hayamos sido capaces de sobrevivir a los durísimos años del periodo especial (que de especial no tuvo nada, más bien fue horripilante) a pesar de que todas las apuestas en el exterior anunciaban como ganadora la opción de irnos por el tragante. Seguir leyendo El país de la siguaraya

Miami tampoco cree en lágrimas, dice Edmundo García


El post que escribí hace unos días sobre las declaraciones de Susana Pérez a Radio Martí, ha continuado dando vueltas. Luego de ser también publicado en la página web de la Editora Girón, el periodista Edmundo García ha hecho un artículo profundizando más en la situación de los artistas cubanos emigrados hacia otros países.

Publicado en el sitio CubaSi bajo el título Miami tampoco cree en lágrimas, se los traigo hoy para ampliar más sobre el tema, a fin de cuentas Edmundo está en las mismísimas “entrañas del monstruo” y tiene de primera mano información que puede servir para también satisfacer las dudas de algunos comentaristas de este blog, a quienes no convencieron mis impresiones… Seguir leyendo Miami tampoco cree en lágrimas, dice Edmundo García

Susana Pérez en Estados Unidos ¿Una historia de sueños logrados?


Susana Pérez, una de las más populares actrices de las últimas décadas enla Isla, emigró hacia Estados Unidos en el año 2008. Esto no es noticia, ya lo sabemos. Sin embargo, son sus declaraciones recientes a martinoticias.com lo novedoso.

Alega Susana que su larga trayectoria como actriz en Cuba ha tenido poco valor luego de abandonar su país, pues su trabajo ha sido escasamente difundido y por tanto no resulta muy conocida en la industria artística internacional. De ello se deriva que solo en contadas ocasiones haya sido seleccionada para interpretar roles importantes en telenovelas o producciones teatrales luego de su llegada a Miami. Seguir leyendo Susana Pérez en Estados Unidos ¿Una historia de sueños logrados?