Universitarias embarazadas: ¿¡Qué cosa!?


Mi amiga Mariana decidió tener a su hijo a pesar de no haber concluido aún sus estudios universitarios. Ahora, mientras observa con ternura el rostro de mi bellísimo “sobrino”, el pequeño Diego, sabe que hizo lo correcto.

Aunque inicialmente ella planeó continuar el quinto y último año de su carrera en cuanto diera a luz, sus nuevas responsabilidades como madre la forzaron a solicitar a su facultad la licencia de matrícula por un año, para atender las necesidades del recién nacido. Yo ya le había advertido al respecto, pues siete años atrás, me vi en la misma situación cuando salí embarazada de Alejandrito sin haber concluido mi carrera, estando también en quinto año.

Y es que ser madre resulta más complejo de lo que no pocas muchachas en la situación de Mariana pensaron al inicio. La realidad tiende a demostrar que el embarazo y sus posibles complicaciones, unido a las posteriores tareas del hogar, la crianza y educación de bebé, pueden ocupar más tiempo del calculado.

Bastante se han analizado los peligros del embarazo en la adolescencia, pero pocas veces se habla sobre lo que sucede con aquellas que, sin ser adolescentes, transitan aún por una de las más difíciles etapas escolares: la universidad.

Sueños vedados

Ser madre a temprana edad, o cuando no se espera, desencadena una serie de problemas tales como la deserción escolar, inserción laboral con escasa preparación, responsabilidades económicas, todo eso sumado a la pérdida de vivencias propias de la juventud.

Estudiar y ser madre al mismo tiempo determina que muchas estudiantes opten por educarse y trabajar a la vez para mantener su nueva familia. Así, algunas muchachas terminan por cambiar del Curso Regular Diurno al de Trabajadores.

 Sin embargo, no todas las carreras ofrecen esta posibilidad, pues muchas especialidades no resulta posible estudiarlas si no es en la modalidad diurna. Por eso, la futura madre debe valorar su realidad con objetividad antes de tomar decisiones en aras de determinar si posee las condiciones para la continuación de sus estudios sin afectaciones.

El impacto de los cambios que se generan en el proyecto de vida de la estudiante embarazada depende también, en gran medida, del apoyo familiar que ella reciba. En ocasiones, quienes no cuentan con él recurren al aborto, una práctica permitida en Cuba, en cambio las más afortunadas disponen no solo de valiosos consejos sino de la ayuda en el cuidado del bebé durante el horario de clases o estudio.

Garantías para la maternidad

En nuestro país existen numerosas leyes que protegen los derechos de las madres trabajadoras, asegurando el pago de su salario durante el período de licencia de un año tras el nacimiento del bebé, facilitándoles el otorgamiento del círculo infantil para que se reincorporen a sus empleos, etc.

Pero, ¿tienen las mismas garantías las madres estudiantes? No.

En primer lugar, los estudiantes de la enseñanza superior, si bien cuentan con un estipendio, este no resulta suficiente para sostener económicamente a madre e hijo, pues no está pensado con ese fin.

Además, la Resolución 24 del 2007  del Ministerio de Educación Superior establece en su Artículo 9 que «los estudiantes que causen baja docente, incluyendo aquellos con licencia de matrícula autorizada, dejarán de recibir estipendio a partir de la fecha de la misma».

Por otro lado, los círculos infantiles se crearon pensando en las madres trabajadoras, no las estudiantes, de ahí que a estas últimas no se les priorice durante el otorgamiento de las plazas disponibles, de por sí bastante limitadas. Es fácil deducir entonces que, si bien gozan de todas las garantías de asistencia a la salud del programa materno infantil, las estudiantes se encuentran frente a un agujero de las bases legales establecidas para la protección de la maternidad en lo referente a la arista económica.

Cuando estaba redactando este texto, visité la sede del Ministerio de Educación Superior para averiguar si por allí tenían información respecto a la cantidad de muchachas que se encuentran anualmente en esta situación en los centros universitarios del país, pero mis esfuerzos fueron infructuosos, simplemente ni en el MES ni en ninguna universidad a nadie se le ha ocurrido llevar tal contabilidad, algo que sería conveniente a fin de tomar medidas que les concedan ciertas facilidades a las jóvenes que, además de estudiar, cuidan de algún hijo.

Por el momento, la única solución acertada reside en una adecuada planificación familiar así como tomar cada decisión, valorando todas sus consecuencias.

Mi amiga Mariana tiene la suerte de que su esposo trabaja, y sostiene la economía familiar. Pero en mi caso personal, al ser madre soltera no tuve muchas opciones: empecé a trabajar cuando Alejandrito tenía solo 6 meses de nacido. Como no me había graduado de la universidad, con mi título de bachiller apenas pude acceder a una plaza en la que me pagaban 365 pesos, de los cuales 250 estaban destinadas al pago del cuidado del niño por unas señoras de mi reparto. Con lo restante, más la mensualidad que me daba el padre de Ale y el apoyo de mi madre, me las arreglé de alguna forma para aguantar unos meses hasta que mi niño cumplió el primer año y pude optar por una plaza (que afortunadamente obtuve) en el Círculo Infantil. Claro, yo estaba trabajando pero mis estudios quedaron abandonados por dos larguísimos años en los que con mucho esfuerzo logré concluir mi tesis.

Ese bache legal en que se encuentran hoy las estudiantes universitarias cubanas lo viví, nadie me lo contó. Y aunque hubo quien me criticó por mi audacia (o locura), nunca me arrepentiré de mi decisión de tener a Ale, que a pesar de los sacrificios y dificultades sigue y seguirá siendo lo mejor que me ha sucedido, el motor impulsor de mi vida. Me hizo crecer como ser humano, madurar, convertirme en la mujer que soy hoy…

Anuncios

3 pensamientos en “Universitarias embarazadas: ¿¡Qué cosa!?”

  1. Excelente tema, te felicito.

    Ser madre es una labor titánica, pero no hay que renunciar a ello. Y ciertamente, faltan apoyos materiales y morales para rescatar el valor de la maternidad.

    Es triste que las escuelitas de preescolar solo sean para trabajadoras, deberían admitir a cualquier niño. También es triste que una joven estudiante en jornada diurna no pueda conseguirse un trabajo por las tardes o por las noches. Saldría reventada de cansancio, pero a los 20 siempre se puede.

    Estoy nuevamente embarazada, con más de 40 años y un hijo pre adolescente y me siento enormemente feliz. Me llama la atención, cuando le digo a un cubano me dice ¿y ahora que vas a hacer? Como sí fuera el fin del mundo.

    Me gusta

    1. Las escuelas de preescolar, como le llamas, son los círculos infantiles: facilidades para las madres trabajadoras, algo así como el Day Care…Los niños que no asisten a los círculos infantiles se integran al programa Educa a tu hijo, donde reciben los conocimientos necesarios según su edad. Finalmente, el preescolar real, el que se comienza a los 5 años, ese sí es para todos los niños. Algunos, como mi hijo, lo hacen en aulas en los propios círculos infantiles, otros en las Escuelas Primarias…
      Y muchas felicidades por tu embarazo…a ver si esta vez sale una niña..digo, si es que tu deseo es completar “la parejita” como decimos acá.

      Me gusta

  2. Mi hija tenia su marido que atender, la hija, que es, mi nieta, entonces chiquita, sola, sin familia que la ayudara y trabajando 40 horas a la semana se graduo de comunicaciones en “Kenesaw State University” en Atlanta, Georgia, Estados Unidos..No fue facil,pero ella se impuso para sacar la carrera sin muchos de los beneficios que las mujeres tienen en Cuba, entre ellos, una comunidad muy solidaria y familiares muy carinosos y cooperativos en una sociedad sin la ansiedad, ni remotamente, de una ciudad tan grande y compleja como Atlanta. ..

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s