El milagro que Juan Pablo II se negó hacer


Yo acogí la canonización del Papa Juan Pablo II con escepticismo y hasta cierta incomodidad…

10154538_10204190880879179_6374152333387937447_n

Por Eduardo Galeano

En la primavera de 1979, el arzobispo de El Salvador, Óscar Arnulfo Romero, viajó al Vaticano. Pidió, rogó, mendigó una audiencia con el papa Juan Pablo II:

-Espere su turno.
-No se sabe
-Vuelva mañana.
Por fin, poniéndose en la fila de los fieles que esperaban la bendición, uno más entre todos, Romero sorprendió a Su Santidad y pudo robarle unos minutos.
Intentó entregarle un voluminoso informe, fotos, testimonios, pero el Papa se lo devolvió:
-¡Yo no tengo tiempo para leer tanta cosa!

Y Romero balbuceó que miles de salvadoreños habían sido torturados y asesinados por el poder militar, entre ellos muchos católicos y cinco sacerdotes, y que ayer nomás, en vísperas de esta audiencia, el ejército había acribillado a veinticinco ante las puertas de la catedral.
El jefe de la Iglesia lo paró en seco:
-¡No exagere, señor arzobispo!
Poco más duró el encuentro.
El heredero de san Pedro exigió, mandó, ordenó:
-¡Ustedes deben entenderse con el gobierno! ¡Un buen cristiano no crea problemas a la autoridad! ¡La iglesia quiere paz y armonía!
Diez meses después, el arzobispo Romero cayó fulminado en una parroquia de San Salvador. La bala lo volteó en plena misa, cuando estaba alzando la hostia.
Desde Roma, el Sumo Pontífice condenó el crimen.
Se olvidó de condenar a los criminales.
Años después, en el parque Cuscatlán, un muro infinitamente largo recuerda a las víctimas civiles de la guerra. Son miles y miles de nombres grabados, en blanco, sobre el mármol negro. El nombre del arzobispo Romero es el único que está gastadito.
Gastadito por los dedos de la gente.
Anuncios

10 pensamientos en “El milagro que Juan Pablo II se negó hacer”

  1. Rouslyn, Galeano es grandioso en todo lo que escribe. Comparto otras cosas suyas.
    Qué tal si deliramos por un ratito?
    ¿Qué tal si clavamos los ojos más allá de la infamia para adivinar otro mundo posible?
    El aire estará limpio de todo veneno que no provenga de los miedos humanos y de las humanas pasiones.
    En las calles los automóviles serán aplastados por los perros.
    La gente no será manejada por el automóvil, ni será programada por el ordenador, ni será comprada por el supermercado, ni será tampoco mirada por el televisor.
    El televisor dejará de ser el miembro más importante de la familia y será tratado como la plancha o el lavarropas.
    Se incorporará a los códigos penales el delito de estupidez que cometen quienes viven por tener o por ganar, en vez de vivir por vivir no más, como canta el pájaro sin saber que canta y como juega el niño sin saber que juega.
    En ningún país irán presos los muchachos que se nieguen a cumplir el servicio militar sino los que quieran cumplirlo.
    Nadie vivirá para trabajar pero todos trabajaremos para vivir.
    Los economistas no llamarán nivel de vida al nivel de consumo, ni llamarán calidad de vida a la cantidad de cosas.
    Los cocineros no creerán que a las langostas les encanta que las hiervan vivas.
    Los historiadores no creerán que a los países les encanta ser invadidos.
    Los políticos no creerán que a los pobres les encanta comer promesas.
    La solemnidad se dejará de creer que es una virtud, y nadie nadie tomará en serio a nadie que no sea capaz de tomarse el pelo.
    La muerte y el dinero perderán sus mágicos poderes y ni por defunción ni por fortuna se convertirá el canalla en virtuoso caballero.
    La comida no será una mercancía ni la comunicación un negocio, porque la comida y la comunicación son derechos humanos.
    Nadie morirá de hambre porque nadie morirá de indigestión.
    Los niños de la calle no serán tratados como si fueran basura porque no habrá niños de la calle.
    Los niños ricos no serán tratados como si fueran dinero porque no habrá niños ricos.
    La educación no será el privilegio de quienes puedan pagarla y la policía no será la maldición de quienes no puedan comprarla.
    La justicia y la libertad, hermanas siamesas, condenadas a vivir separadas, volverán a juntarse, bien pegaditas, espalda contra espalda.
    En Argentina las locas de Plaza de Mayo serán un ejemplo de salud mental porque ellas se negaron a olvidar en los tiempos de la amnesia obligatoria.
    La Santa Madre Iglesia corregirá algunas erratas de las tablas de Moisés y el sexto mandamiento ordenará festejar el cuerpo.
    La Iglesia también dictará otro mandamiento que se le había olvidado a Dios, “amarás a la Naturaleza de la que formas parte”.
    Serán reforestados los desiertos del mundo y los desiertos del alma.
    Los desesperados serán esperados y los perdidos serán encontrados porque ellos se desesperaron de tanto esperar y ellos se perdieron por tanto buscar.
    Seremos compatriotas y contemporáneos de todos los que tengan voluntad de belleza y voluntad de justicia, hayan nacido cuando hayan nacido y hayan vivido donde hayan vivido, sin que importe ni un poquito las fronteras del mapa ni del tiempo.
    Seremos imperfectos porque la perfección seguirá siendo el aburrido privilegio de los dioses.
    Pero en este mundo, en este mundo chambón y jodido seremos capaces de vivir cada día como si fuera el primero y cada noche como si fuera la última.

    Me gusta

        1. Porque sigue siendo un problema el hecho de canonizar a alguien que en mi opinión, y la de otros tantos, no fue ningún santo durante su mandato en el trono de San Pedro. Te imaginas el ejemplo que eso da a los que sí son creyentes? Vamos, que se puede ser atea, pero no vivir de espaldas al mundo!

          Me gusta

          1. rouslyn, la iglesia católica no es un sindicato ni es una institución democrática… no se canoniza en base al “ejemplo a seguir por las futuras generaciones”… pero bueno, ya te entendí, eres ateísima, pero te interesa la formación teológica de los católicos, eso me explica el por qué te incomoda la designación de un nuevo santo…

            Me gusta

            1. No me preocupa demasiado la “formación teológica” de los católicos, sino el hecho de que, en el futuro, haya algún ingenuo rezándole a un santo que en vida hizo muy poco para ganarse tal santidad…a fin de cuentas, la vida de los santos se ve como un ejemplo a seguir ¿no? Es como si ahora la iglesia estuviera diciéndole a los fieles que hay que ser iguales en actos y en pensamiento a este señor que tuvo en vida cosas bastante reprochables. Por tu actitud ofendida, advierto que tú si eres católico…piensa entonces si Juan Pablo II es un ejemplo a seguir.

              Me gusta

              1. no estoy ofendido ni soy católico… solo trataba de entender por qué a un ateo le incomoda un nuevo santo y ya te dije que te entendí, no te preocupa demasiado la formación teológica sino el hecho de que en el futuro algún ingenuo le rece a un santo que en vida hizo muy poco para ganarse la santidad… ahora te entiendo perfectamente…

                Me gusta

              2. De acuerdo contigo en lo concerniente a ese señor que van a canonizar o qué sé yo. Por convicción creo en Dios que me fortalece y sustenta en todo momento y sobre todo en los más difíciles. Acepto y trato de enterder tu “ateísmo”, lo pongo entre comillas porque no creo que haya una persona tan hermosa como tú por dentro y por fuera que no tenga a Dios, Alá, o Jehová en su alma. Respeto tu opinión, eres la manifestación de Dios hecha carne, eres hermosa. Que Dios te bendiga siempre.

                Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s