¡Alejandrito ya va a la escuela!


No se cómo serán las cosas para otros padres, supongo que casi todos atravesamos por este manojo de nervios, la emoción intensa, las lágrimas rebosando los ojos, la noche previa sin poder conciliar el sueño… Y luego la mañana gloriosa en que saltamos de la cama como resortes, más temprano de lo acostumbrado, para vestir a nuestro pequeño con el ansiado uniforme y transitar luego las calles hinchados de orgullo llevando al nuevo pionerito de la mano en su primer día de clases.

“El primero de septiembre de 2012”, desde el embarazo ya había marcado la fecha y durante cinco años soñé con ese momento. Y es que ese día es el señalado en Cuba para el inicio del Curso Escolar, aunque a veces algún fin de semana se interpone, como en esta ocasión, y se atrasa un par de días.

Al menos yo, desde una semana antes ya tenía el uniforme escolar planchado, las medias y los zapatos nuevos esperando en la línea de arrancada, el cinto negro, sobrio y debidamente ajustado para que le acople el short que aún le queda un poco suelto. Invertí parte de las vacaciones en ultimar detalles con la costurera para que el uniforme le quedara perfecto, forrar cuadernos, hacer marcadores para los libros, preparar carpetas para conservar sus dibujos y trabajos escolares y, sobre todo, soñar despierta.

Nuestros hijos son la representación física de nuestras aspiraciones y anhelos. Queremos en ellos todo lo bueno, darles el mundo, la luna, el sol, vivimos a través de sus ojos. Tenemos la maravillosa oportunidad y la gran responsabilidad de educar a un ser humano y queremos hacerlo lo mejor que podemos y sabemos.

Siendo así, tratamos de que sean una prolongación nuestra pero ellos terminan por parecerse más a su tiempo que a sus progenitores y lo único que podemos realmente hacer es mostrarles el camino y acompañarlos para levantarlos si alguna vez caen.

Con Ale tengo muchas metas, principalmente ansío formar a un hombre de bien, educado, caballeroso con las mujeres (distanciarlo tanto como me sea posible del machismo brutal, que no se me convierta en un misógino ahora que hay por ahí tanto reguetón degradando la figura femenina), pero también quiero que siempre sea honesto y valiente, cariñoso y amable, trabajador y responsable. Me daré por satisfecha si logro estas cosas, pero seré aún más feliz si logro educarlo en el amor a la Patria, si consigo inculcarle el compromiso de defenderla siempre.

Todavía no sabe que vivimos en una isla llamada Cuba, no tiene ni idea de que su país tiene un enemigo poderoso que quiere arrebatarle la oportunidad de soñar. Ale vive inocente, ajeno a a la CIA, y no entiende la palabra bloqueo. Aún tiene cinco años, es muy pronto para hablarle de las cosas feas de este mundo. Por el momento solo le enseñaré sobre su bandera hermosa, la de la estrella solitaria y digna; sobre el escudo de la Palma Real y su haz de varillas que simboliza la unidad de todos los cubanos, le enseñaré también a cantar el Himno de Bayamo, bravo himno de guerra, hecho por patriotas valientes.

Ayer fue el primer día, el inicio de todas las enseñanzas por venir y yo no puedo aguantarme la emoción…¡¡Alejandrito ya va a la escuela!!

Anuncios

6 pensamientos en “¡Alejandrito ya va a la escuela!”

  1. Estoy seguro que por fin será todas las cosas que tu deseas. Con una familia como la tuya seguro que saldrá un hombre de bien, educado, caballeroso con las mujeres, honesto y valiente, cariñoso y amable, trabajador y responsable

    Me gusta

  2. Importante dia. Y que lindo Alejandrito. Le va a ir bien en la escuela.

    Lo principal… la lectura. Lograr que sea un lector habitual y que disfrute la lectura. Y crear habito de estudio diario y responsabilidad, desde ahora mismo.

    Lo demas viene solo (y no te sera dificil a ti despues, podras relajarte un poco y no estar tan pendiente de tareas y demas).

    Me gusta

  3. Qué niño más lindo tienes! Para mi lo más importante es estar a su lado en cada etapa, cosa que evidentemente has hecho siempre, mucho amor y apoyo,lo demás viene solo y acorde con las circunstancias que le toquen vivir ya él mismo decidirá.

    Me gusta

  4. Demos un viva a la patria junto a Alejandrito y todos los niños cubanos, que sabrán sin duda defenderla y amarla siempre, igual que José Martí!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s