René vendrá a Cuba…¿y Gross?



El día me amaneció con una noticia estupenda, creo que hasta el sol salió más brillante. Mi mamá, que fue de las primeras en abrir el Facebook esta mañana antes de que me despertara, fue corriendo a mi cuarto, encendió la luz y soltó casi sin respirar “Le dieron permiso a René para venir, lo leí ahora mismo, no se los detalles porque no tuve tiempo de leer todo, está en Cubadebate, me voy que se me hace tarde”.

 Salté de la cama y aunque ardía de ganas de leerlo con mis propios ojos, tuve que aguantarme hasta llegar al trabajo, pues en casa tenía el tiempo contado: apenas lo justo para prepararme y alistar a Ale para ir al círculo infantil.

Ahora que ya ha pasado la emoción del primer momento, es hora de meditar todo lo que viene aparejado a la noticia en cuestión. Lo primero que hice fue conversar del tema con mi novio, y ambos estamos de acuerdo en que no  sería justo “intercambiar” a Gross por René, pues este último ya ha cumplido su condena mientras que el primero apenas empieza a hacerlo. 

Desde el inicio he sabido que todo en la política es movimiento de chapitas para ver quién acierta dónde se esconde la bolita, cuando Gross hizo su petición, comprendí que era un mecanismo para forzar a valorar su caso o al menos para “colarse” y tratar de influenciar en la opinión pública en caso de que fuera aprobada la petición de René. Un modo de “hacer palanca” o presión para que la suya también sea aprobada y, en caso de que fuera denegada, hacer una campañita de protesta que quizás le costaría el viaje a René.

Quizás alguno me acusará de estar “haciendo como el cuento del gato” * (para los no familiarizados con el cuento, leer abajo), pero la verdad es que la alegría no me quita la preocupación, pues aún René no está en Cuba, faltan un montón de papeleos burocráticos y autorizaciones que debe otorgar precisamente el gobierno norteamericano.

En cuanto a Alan Gross, mi principal preocupación es que, si se le otorga el permiso de viajar a EUA, existe la posibilidad de que jamás regrese. Algo que no sucedería en el caso de René, pues no estamos hablando de un hombre solo, sino de Cinco y lo que René haga podría afectar a sus cuatro hermanos de lucha, que permanecen aún en prisión.

A propósito del tema, les dejo un texto de Edmundo García que me parece bastante acertado:

Los Cinco: Y las trampas en el camino

Por Edmundo García

Quiero comenzar este artículo hablando alto y claro: Si el gobierno de Cuba accediera a permitir que Alan Gross viajara a Estados Unidos, por el tiempo y la razón que fuera, creo que ni los huesos del luchador antiterrorista Gerardo Hernández Nordelo, con doble cadena perpetua más quince años de condena, volverían a ver el sol de Cuba jamás. Es lo que pienso, ahora me explico.

El pasado 27 de febrero la prensa cubana e internacional circularon la noticia de que Phil Horowitz, abogado del luchador antiterrorista René González Sehwerert, había presentado una moción de emergencia ante la Corte pidiendo permiso para que su representado, ahora en libertad condicional en Miami, pudiera regresar a Cuba por dos semanas para visitar a su hermano Roberto González Sehwerert, quien se encuentra seriamente enfermo. Sigue leyendo →

*El famoso cuento del gato no se los voy a hacer pues como típico cuento cubano, tiene un par de groserías… bástele al lector con saber que la frase relativa al cuento de marras ha quedado como ejemplo en la idiosincracia popular de esta Isla para cuando alguien trata de “poner la carreta delante de los bueyes” o sea, adelantarse a los acontecimientos, pero de una forma pesimista.

Anuncios

7 pensamientos en “René vendrá a Cuba…¿y Gross?”

  1. Cuando se esta en libertad condicional no se esta libre como dices tu y Edmundo.Es parte de la condena tener que reportar los movimientos y dar cuenta de lo que uno hace.
    Me parece magnifico que dejen a Rene ir a ver a su hermano. Y creo que no regresara como es lo logico e inteligente porque USA y Cuba no tiene trato de extradicion. Y lo que el haga no va a perjudicar a los otros, el sistema no funciona asi como tu te imaginas.
    Seria un gesto de humanidad que dejaran ir a Alan Gross que en fin de cuentas lo unico que hizo fue repartir equipos de comunicacion a cubanos, nada mas. Ni compro, ni vendio secretos militares ni nada de eso. Una activida que si bien fue pagada por USA fue una actividad completamente civil, como civil es la USA-AID que no es mas que un organismo de cooperacion que lo mismo reparte computadoras y educa la sociedad civil sobre democracia y participacion ciudadana, que abre pozo en africa, que compra comida y da becas. No esta ideologicamente orientada esa ayduda, sino social. Porque la democracia y el derecho a la informacion no es un problema politico, sino social.
    Solamente las dictaduras ven esas cosas como problemas de seguriad nacional.

    Me gusta

    1. Como puedes defender a alguien que intento dannar a tu pais y al mismo tiempo condenar a rene q solo intentaba garantizar la seguridad del pueblo cubano contra el terrorismo?! Creo q ya no se trata de politica, es objetividad

      Me gusta

      1. Dañar a mi pais? Como? Trayendo computadoras? Eso es dañar mi pais?
        No, el acceso a internet solamente perjudica a una dictadura. Esa condena es ridicula y estupida.
        En cuanto a Rene yo no he condenado a nada. Rene era un espia, el gobierno cubano dio datos al FBI que lo perjudicaron y despues no supo negociar calladamente que le devolvieran a sus espias.
        Rene yo creo que es otra victima mas de la estupides de los Castros.
        Me parece genial que regrese y no se vaya mas.

        Me gusta

  2. Me late, desconfiado que soy, que toda la alharaca del gobierno cubano a favor de la liberacion de los famosos cinco, es un simple ejerciio de manipulacion con fines de propaganda poltica mas que otra cosa, tal como hicieron con el caso del nino Elian. Miren que palida recepcion le dan en Granma a tan grata notica que debio ser recibida a bombo y platillo.
    Esto me recuerda la nota periodistica de La Tourne de Dios, novela humoristica, de Jardiel Poncela, cuando Dios !Por fin! se largaba retirandose a su celeste morada. “En la tarde del 19 de marzo , Dios tomo el tren de las siete y treinta’ Ja, Ja Ja. Ahora miren este desgano informativo:

    En la tarde del 19 de marzo de 2012 se conoció que la jueza Joan Lenard, de la Corte para el Distrito Sur de Florida, quien ha estado a cargo del caso de los Cinco cubanos presos injustamente en las cárceles de los Estados Unidos desde el inicio del proceso, aprobó la moción presentada por el abogado de René González que solicitaba que se le permitiera viajar a Cuba por dos semanas para ver a su hermano Roberto González, quien está gravemente enfermo.

    La jueza ordenó, no obstante, que este viaje debe realizarse bajo un grupo de condiciones. En esencia, René debe obtener todos los permisos necesarios para viajar a Cuba por parte del Go …..

    Me gusta

  3. rouslyn..Tu que tienes acceso a la internet lees al Nuevo Herald y veras 10 videos grabados secretamente ne la carcel el combinado del este..dicen que esta peor que los talibanes y que las carceles de Haiti..por eso el regimen no deja a la Cruz Roja Internacional visitarla…eso es en la carcel chica..la carcel grande es donde tu y 11 millones de Cubano viven….en el “El Alcatraz del Caribe”……

    Me gusta

  4. Juan Hernandez
    Marzo 21st, 2012 en 08:56
    Artemisa, 20 de febrero de 2012.
    A Su Santidad Benedicto XVI:
    Como a la mayoría de los cubanos, mucho me regocija su anunciada visita a nuestra patria, a la que sin dudas será bienvenido. Llegará Usted a un país que vive el momento más complejo de su historia. Para entonces, con toda certeza, nuestras autoridades le mostrarán, entre otros, los logros de nuestra Salud Pública y le asegurarán que esta es una prueba inexcusable de los desvelos del Gobierno cubano por su pueblo. Por eso debe saber, Su Santidad, que hay una parte de la historia que le será ocultada a Usted y al mundo: la desesperante situación económica, rayana con la pobreza, en que estamos obligados a vivir los artífices del milagro. Pero la arista más degradante del asunto – más grave aún, si se quiere, que el hecho en sí – es que nuestro gobierno no admita cuestionamientos y castigue, inexorablemente, a quien se atreva a criticar la indigencia en que nos obliga a vivir.
    Le escribe un médico cubano graduado desde 1994, inhabilitado para el ejercicio de la Medicina en mi país por tiempo indefinido, desde octubre de 2006, junto a mi colega el Dr. Rodolfo Martínez Vigoa. Por más inverosímil que parezca, nunca pusimos en peligro la salud o la vida de ningún paciente, no vulneramos la disciplina laboral ni faltamos nunca a nuestro Código de Ética Médica; para ser privados del ejercicio de nuestra profesión bastó que canalizáramos, ante el entonces Ministro de Salud Pública, el criterio de 300 profesionales del sector sobre un aumento salarial irrespetuoso realizado, a mediados de 2005, bajo el gobierno de Fidel Castro.
    Su Santidad: Aunque nuestro gobierno asegure que las diferencias con su Iglesia son asunto del pasado, que corren otros tiempos y que ellos mismos han cambiado, sin embargo, la intolerancia que creara durante los años 60 los célebres campos de trabajo forzado de las UMAP – donde también padecieron decenas de miles de creyentes – fue exactamente la misma que 40 años después nos inhabilitaba por dirigirle la palabra a aquel ministro, lo cual denuncia que esa sonrisa que hoy le muestran no es más que pura simulación.
    Cuando nuestras autoridades le expongan, Su Santidad, los loables indicadores de salud; cuando le comenten sobre exitosos trasplantes de órganos; cuando le sean mostrados los avances en la Ingeniería Genética y la Biotecnología aplicadas a la Medicina y le hablen sobre las misiones médicas sostenidas por el Gobierno cubano en más de 70 países no le dirán, sin embargo, que este prodigio fue logrado gracias a un ejército de profesionales que recibimos mensualmente un salario básico miserable equivalente a $ 25.00 USD, aún cuando los servicios médicos en aquellos países – convertidos en el primer renglón exportable de este país – generan al menos 8000 millones de dólares cada año; tampoco le dirán que los trabajadores del sector somos retenidos obligatoriamente durante cinco años por nuestro ministro si deseamos viajar al extranjero y que estamos indefensos ante los más escandalosos abusos, pues no contamos con un gremio ni con una representación sindical efectiva, recibiendo del poder, a cambio de nuestro admirable trabajo, la más absoluta inatención.
    La proverbial injusticia que motiva esta carta – denunciada en mi blog “Ciudadano Cero”, que se encuentra en el portal “Voces Cubanas” – fue cometida con el beneplácito de todas las instituciones centrales de nuestro país; esto incluye a la Fiscalía General de la República, al Comité Central del Partido, al Presidente del Parlamento, al Consejo de Estado – incluidas cuatro cartas dirigidas al Presidente Raúl Castro y dos al Vicepresidente José Ramón Machado Ventura – y por supuesto, al Ministerio de Salud Pública, al cual nos dirigimos en 20 ocasiones sin recibir respuesta. Alrededor de 80 documentos enviados durante más de cinco años – incluyendo dos serias tentativas de huelga de hambre – ilustran la insensibilidad de las autoridades cubanas hacia los problemas de su pueblo. Además, Santidad, como parte de nuestro esfuerzo, desde octubre de 2010 nos dirigimos al Arzobispado de La Habana, mediante documentos enviados a Su Eminencia el Cardenal Jaime Ortega Alamino, donde le solicitamos que, en virtud del papel jugado por la Iglesia Católica como mediadora en eventos políticos recientes, interceda por nuestro caso ante el Gobierno cubano para que sea enmendada esta injusticia.
    Su Santidad: El gobierno que hoy lo recibe, que se autoproclama respetuoso de los Derechos Humanos y no duda en ostentar a los médicos como trofeo, es el mismo que nos mantiene en la pobreza deliberadamente, a la vez que perpetra villanías como esta. El caso que aquí le esbozo, trasciende el mero interés personal y es altamente ilustrativo del modo en que un gobierno intolerante se proyecta hacia su pueblo. Este ultraje a la dignidad humana, que se ha mantenido impune durante más de cinco años, desmiente definitivamente las ínfulas de apertura que hoy pregona el Gobierno cubano. Por todo esto, Santo Padre, con toda humildad, le solicito y agradezco de antemano que interceda ante nuestras autoridades para que nos restituyan al trabajo que nos fue usurpado. Hoy me dirijo a Usted como cumbre de la Iglesia Católica y como al hombre en Jesús, el Cristo que nos compulsa a sentir en nuestra mejilla el ultraje hecho a cualquier mejilla de hombre.
    Con todo respeto, agradece su atención:
    Jeovany Gimenez Vega.
    Calle 54 # 2914. Artemisa.
    Provincia Artemisa. Cuba.

    ESTO ES UN EJEMPLO DE LA POTENCIA MIER=DICA!!

    Me gusta

  5. Rous, no voy a comentar nada relacionado con el artículo porque me parece bien que hayan dejado a René ir a visitar a su hermano y también me suponía el razonamiento de que uno ya cumpió y el otro no.
    Yo solo quiero preguntarte cómo tienes facebook en tu casa, te lo digo porque tengo un amigo que es médico de un policlínico y no podemos comunicarnos por esa vía porque él me dice que solo tiene acceso a un servidor que se llama infomed y no puede acceder a facebook desde ahí y otra amiga que es profesora y esa la pobre ni un correo eletrónico. Te estoy hablando de personas que tienen profesiones dignas y socialmente muy útiles.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s